El tiempo afecta a los tejados


El tiempo afecta
a los tejados. La lluvia, la nieve, el
granizo, el hielo y el viento ejercen su acción
a lo largo de los años. Y, a pesar de
que hay materiales de cubierta muy duraderos,
los deterioros suelen ser inevitables.
Por este motivo, es fundamental conservar
el inmueble en buen estado y arreglar los
desperfectos que se originen con el paso
del tiempo. También resulta indispensable
contar con un sistema de evacuación de
aguas formado por canalones, sumideros o
rebosaderos en perfecto estado de uso.
Los problemas más frecuentes en las cubiertas
son la rotura o desplazamiento de
las tejas y la aparición de goteras y filtraciones
en el interior del edificio. Un canalón
deteriorado, una chimenea mamposteada
de forma incorrecta o un alero derruido
son algunas situaciones que favorecen
la aparición de las
I+C