Reparación voladizos y cornisas


Una de las patologías edificatorias más comunes se presenta en los voladizos y cornisas que frecuentemente se deterioran y se caen a la via pública, cuando las armaduras quedan descubiertas exhibiendo su corrosión, por el desprendimiento del hormigón que las recubre.
Generalmente este problema surge por la poca protección que tienen las armaduras de acero, al no haber colocado durante la ejecución de la estructura, los correspondientes separadores que garanticen un espesor suficiente de hormigón a su alrededor.
Las fisuraciones del hormigón, la humedad, la carbonatación de la capa que protege al acero… cada uno de estos procesos va a favorecer la oxidación de las armaduras con la formación de capas de sales de hierro, haciendo que éstas aumenten de volumen, provocando así más fisuración y el desprendimiento del recubrimiento de hormigón.
La solución pasa por:
• Limpiar toda la zona afectada del hormigón dañado y suelto.
• Dejar descubiertas las armaduras oxidadas en todo su perímetro, quitando la zona de hormigón que sea necesaria.
• Limpieza de la armadura afectada con chorro de arena o pistola de agujas (se desaconseja el cepillo metálico).
• Humedecer toda la superficie afectada y aplicar mortero de reparación de fraguado rápido y sin retracción, según las indicaciones del fabricante.

Teléfonos y contacto de JMG en Madrid 91 616 06 61